Un chasquido de dedos para ser invisible y un adiós que no es un final, ni es para siempre…

0638fb219dd4dbc0c01b0f0dbbc0522fLas despedidas nunca son para siempre o a veces sí, no significan tampoco un final y menos en este caso que no es más que un enorme os echaré de menos hasta que volvamos a vernos. Me voy de vacaciones navideñas, a descansar un poco y antes de que os deis cuenta estaré de vuelta para daros los buenos días con mis cosas que, seguramente, unas veces están a la altura y otras no llegan a ninguna parte…

Gracias a los que me acompañáis en esta aventura tan bonita y a los que apostáis por mí de manera incondicional cuando ya sabemos todos que habrá quen nos quiera por como somos y quienes nos odiarán por el mismo motivo…

Y ahora robando frases que no son ni mucho menos mías, al menos todas, quiero que no olvidéis en este tiempo que la inteligencia es ese maravilloso don que crece en silencio y no en el ruido, que en francés también dicen que tu ne me chercherais pas si  ne m`avais trouvé, que a veces se pasa el tiempo en el que encajan todas las frases de un tango, que desear no es querer -se desea lo que se sabe que no dura y se quiere lo que se sabe que es eterno-. No olvidéis también que hay un tiempo para dejar que las cosas sucedan y un tiempo para que sucedan las cosas, que llorar a veces alivia y que es bueno sentarse en silencio para llamar a a alguien a gritos…

No olvidéis, por favor, que una historia no tiene ni principio ni final; arbitrariamente uno elige el momento de la experiencia desde el cual mirar hacia delante o hacia atrás… Suena soul… Soul del bueno… Es casi Navidad y me doy cuenta de que nunca he sabido cuándo es el día a partir del cual se deben felicitar estas fiestas y que nunca he hecho una sopa de cebolla. Prometo indagar estos asuntos en estos días para contároslo después. Pero lo que sí se hacer tal y como os conté el viernes es hacer magia: pasar de lo visible a lo invisble… Ya veréis, es un truco bien sencillo. ¿Sabéis chasquear los dedos? Es muy fácil… Colocad la punta de tu dedo medio justo sobre la punta de tu dedo pulgar procurando que la superficie de la punta de vuestros dedos se toquen completamente; Ahora, sólo hay que hacer una ligera presión con el dedo pulgar en dirección contraria a vuestro otro dedo para sentir como el pulgar se desplaza hacia arriba… Chasqueamos los dedos?? Pues venga 1, 2, 3…

Jajaja, creo que lo has hecho y estoy casi segura de que sí y mientras lo hiciste yo dije abracadabra y ¡et voilá! … ya estoy en el otro lado…

Feliz Navidad, nos vemos en un abrir y cerrar de ojos… Hasta entonces sed muy felices y no olvidéis pedir un millón de deseos cuando vayamos a dar el salto de un año a otro. Cerrad los ojos y chasquead los dedos. Yo lo haré a ver qué pasa!!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario