Dear Santa… I can explain you

descarga (1)Sí, podría explicarte mil cosas, pero no lo haré. Entre tú y yo las explicaciones están de más. Las luces sobre las carreteras principales de las ciudades, el reflejo de algún led en mi ventana, los hilos musicales, y hasta los post de muchos escritores con madera anuncian que ya estás preparando tu enorme saco con los regalos que llegarán justo después de media noche, cuando las estrellas están en lo más alto y el ambiente se teje con hilos de ilusiones de niños afortunados que nos harán olvidar con sus sonrisas las otras, las borradas, las que desaparecieron de las caras de otros tantos. Las de aquellos que no saben de luces, ni de pavos, ni siquiera de sueños porque a ellos no se les permite ni ese tipo de lujos cuando se les cierran los ojos… Image-1 (7)

Yo cerraré los míos para decirte que fui todo lo buena que pude, que si me equivoqué fue sin querer, que he querido con toda el alma, que cuando no puedo más hago un último esfuerzo, que sueño o trato de hacerlo hasta cuando el sueño pugna con ellos y que sigo creyendo a pesar de lo malo, aunque reconozco que cuando dije que ojalá todos los meses fueran diciembre mentí… no podría soportarlo.

Image-1 (13)Así es que Dear Santa este año quiero una brújula que me lleve a donde quiero ir, un reloj que me recuerde la hora que es, un calendario para no perderme en el tiempo. Quiero un viaje también, pero no uno cualquiera. Quiero ir a un lugar que huela a madera y a río, que tenga chimenea y una manta muy gorda. Quiero que sea un viaje de invierno a lugar donde no haya estado jamás. Quiero ir a un sitio donde pueda ser todo o pueda ser nadie y donde a nadie le importe lo que quiera que sea…Image-1 (8)

Quiero que haga tanto frío cuando vaya que pueda pintar con vaho en los cristales, que tenga que ponerme calcetines muy gordos, que pueda estar despeinada todo el tiempo… Quiero ir a un lugar donde reine el silencio acompasado tal vez por el ruido de alguna corriente. Quiero ir a un sitio donde levantarse tarde sea posible y quedarse en la cama sin hacer nada, una realidad…

Ya se que es mucho lo que pido, pero lo pido igualmente porque, Dear Santa, podría explicarte los motivos pero entre nosotros, ya sabes, las explicaciones están de más.

No se cuántos días exactos quedan para que llegues, hace tiempo que ando un poco perdida en los días. Solo se que antes de que tu llegues llegarán otros a los que quiero, sonarán muchas veces bonitas canciones, tendré que comprar un millón de cosas y dejaré de comprar otro millón de muchas otras para esos regalos que ya no tendré que hacer…

Image-1 (6)Antes de que tu llegues tendrá que llover un poco, tendré que ir a ese puente de un castillo donde siempre parece que sopla el viento para recordar los fosos que atravesé, tendré que pensar en un bonito vestido, en unos ricos bombones; antes de que tu llegues tendré que decir muchos te quiero, tendré que sonreír de veras, tendré que ver a los que están y echar de menos a los que no estarán. Antes de que llegues daré mil veces las gracias y, seguro que olvidando lo que está en juego, maldeciré en tu nombre. Antes de que tu llegues haré mi maleta para ese viaje que está por llegar, lo sé, la guardaré debajo de mi cama para esperar con ella a que llegue ese día en el que pueda estar en ese bello lugar que aparece en mis sueños, donde me tapo hasta la nariz con una bonita colcha en tonos café, donde me acuesto al amanecer y me despierto cuando el sol empieza a caer. Antes de que tu llegues recordaré también, porque recordar es inevitable bajo esas luces y en este mes que se llama diciembre, los acordes de ese piano que también suena en mis sueños…Image-1 (14)

Y cuando llegues, y ya incluso te hayas marchado, tendré en cuenta que aunque tenga el viaje más cerca o en mis manos o no, prometo cumplir con mi palabra: que sólo serán unos días, que beberé un buen vino a la luz de unas velas, que pintaré un corazón en esa ventana, que me abrigaré para no coger frío, que me levantaré muy tarde, que pasearé por los paisajes más verdes que hayan visto unos ojos jamás, que cumpliré mis sueño porque para eso están los sueños -para cumplirlos-, que estaré de vuelta antes de que nadie me haya echado si quiera de menos, que aprovecharé el tiempo y que a mi vuelta y pese a que tenga o no un reloj, seguiré perdida en mis días, que me taparé con mi mantel bordado en hilos de mil colores, que me esforzaré en no seguir viviendo en un año que ya no es, que seguiré escribiendo para nadie salvo para mí y que seguiré estando agradecida a la vida por tener en mi cara una sonrisa: la de los hijos que fueron felices, la de esos niños que se metían en la cama con sus padres la mañana de los domingos, la que solo tienen las niñas que fueron princesas, las que siguen teniéndolo todo, porque todo es algo muy relativo. Prometo que cumpliré mi palabra pero antes prométe me tú, dear Santa, que cumplirás con la tuya…

Feliz martes y feliz semana que me da la impresión que está a punto de terminar… sed felices que ya sabéis: la vida solo dura lo que dura un beso y a veces, ni siquiera tanto…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario