Cinco maneras de evitar el drunk texting o el superdrunkcall: adiós a ese ‘te echo de nemo’

Image-1 (10)Este martes poníamos sobre la mesa un delicado asunto de enjundia -por cierto, gracias por el seguimiento- consistente en llamar ebrios o mandar mensajes a deshoras a quien  se suele denominar ex pareja, ex novio, ex housband, ex lo que sea… Pues bien, también os adelantábamos que hoy os informaríamos de que en la actualidad existen cinco maneras de poner fin a estos drunk textings o drunk calls aunque antes os diré que no he sido la primera en investigar este fenómeno de masas, después de comprobar que ya en 2011,  las profesoras de comunicación estadounidenses Amber Ferris y  Erin Hollenbaugh, realizaron un estudio entre más de 433 individuos con más alcohol en sangre que glóbulos rojos para determinar los motivos por los que se realizan estas llamadas o estos mensajes que, como comprenderéis, a veces no llegan a estar bien escritos del todo.

Pues tanto estudio, tanto United Estated, tanto borracho junto y esos apellidos impronunciables para llegar a la conclusión de que cuando uno bebe ingente cantidades de alcohol y decide empezar a teclear el móvil es porque en ese momento se siente más confiado, porque la idea le parece magnífica, porque siente una gran necesidad de comunicación, porque se desata el impulso de las confesiones emocionales o… O  porque el borracho, borracha, borrachuzo o borrachuza quiere acabar metido en la cama del destinatario del mensaje. En definitiva, cinco conclusiones que a mí no me parecen motivos pero no vamos a contravenir ese estudio de 2011…

Nosotros a lo nuestro, a nuestro estudio que sólo se ha basado en una persona, nuestra princess, que llamó por un motivo que nadie sabe ni sabrá y no puso un ‘te echo de nemo’ sino un correctisimo mensaje desde el punto de vista ortográfico y gramatical. Algo es algo. Nosotros a nuestra investigación de cómo evitar que una ex novia borracha vuelva a teclear un número de teléfono concreto, para que todos -vosotros, nosotras, las nuevas, las exs, y todo quisqui- sea feliz en este planeta. Hemos investigado mucho, muchísmo, horas, millones de minutos para llegar a nuestra conclusión: que cuando uno ignora que es mejor no beber durante algunos estados de ánimo o que es mejor olvidar, existen cinco maneras de evitar que vuelva a suceder el drunksend:

Captura-de-pantalla-2011-03-24-a-las-1.23.191- Designated Dialer: Te permitirá bloquear a ciertos contactos de tu iPhone. Nada nuevo. Hasta aquí todos sabíamos que lo podíamos hacer y de hecho lo hemos hecho, perooooooo -he aquí el quid de la cuestión-, si intentas llamar de todas maneras porque esa noche has decidido que tú y tu peor enemiga -osea tú- vais a ahogar las penas en alguna barra e intentas llamar de todas maneras, te aparecerá una alerta que te recordara que NO DEBES HACER ESA LLAMADA. Me encanta. Tú móvil diciéndote no llames que te vas a arrepentir, no llames que verás mañana el día tan malo que vas a pasar… Y como piensan en todo, de hecho el bloqueo se puede instalar para una franja horaria determinada; es decir, podemos bloquear durante las horas que durará nuestra salida.

2- Una vez usado el primer freno, vamos a por el segundo:  el Undo Send Lab. La opción de gmail que te da cinco minutos de reflexión para que deshagas el texto que no debes mandar, que está ya escrito, repasado, leído y releído. ¡Cinco minutos! genial esto de Gmail, cuando ya no te dan cinco minutos de reflexión ni en los exámenes de la ESO.

3- Mail Google Lab. Este me encanta. De hecho creo que es mi medida favorita. ¿os imagináis tener que hacer una operación matemática antes de poder dar a ‘enviar’? Pues et voilá: la aplicas, configuras las horas de los fines de semana en las que tendrás que sumar, restar, multiplicar o dividir antes de mandar un mensaje y listo: si tienes narices la resuelves. Creo que para cuando ya hayas llegado al resultado -dadas las condiciones que estamos tratando- se te habrán pasado las ganas de llevar a cabo la idea etílica de entre las ideas de la vida. Y, be careful, si veis que alguien suma o resta en voz alta contra la pantalla de su móvil, no penséis nada malo: el pobre está luchando con su yo más yo, ese que tiene arrinconado contra la pared el resto de los días, de las horas y de los mese en los que manda la sobriedad.

mail_goggles

4- El Text from last nigth: Te hacen el trabajo sucio. No tendrás que teclear sino optar por mandar uno de los mensajes prederteminados, así al menos -ridículo garantizado- con un poco de suerte escoges unos que haga gracia. Porque señores, hay que tener más sentido del humor porque para empezar estamos todos más guapos cuando sonreímos. Tengo que decir que el objetivo real de esta medida es que el borracho/a en cuestión vea lo ridículo que puede ser un mensaje, pero ya se sabe: a esas horas y en esas condiciones estoy segura de esos mensajes le parecerá al ebrio/a una puerta abierta al infinito y más allá de las ideas geniales.

5- iDrunk, como no… ¿Cómo he podido yo no saber hasta hoy que Apple ya había pensado en ésto? Pues sí, señores, existe una aplicación para  iPhone diseñada para estas situaciones y para evitar que llames a quien no debes. Una aplicación pensada para llamar ebrio, como una cuba, pero  solo a la lista de contactos que estableces, a tus AMIGOS que se reirán si lo haces o a quien sea que sabes que puedes llamar. Apple quiere evitar que llames a un ex al que dejaste, a un ex que te dejó, a enemigos, a quien sea que no debas llamar. Por eso puedes configurar una lista de personas a las que puedes llamar de cualquiera de las maneras y en todas las circunstancia.

Pues listo, ya tenéis las cinco maneras de evitar lo que le ha pasado al menos una vez en la vida a alguien; ya no hay excusas, ya podemos beber tranquilas y situarnos de nuevo en ese universo en el que la regla número uno es estar siempre dignas y la dos: perdonarnos una mala noche y un móvil que en definitiva estaba lleno de mocos y de lágrimas…

Feliz miércoles de besos, abrazos, de te quieros, te ex quiero y de lo que queráis… pero eso sí, no os olvidéis de ser felices que ya sabéis: la vida dura lo mismo que dura un beso y aunque ahora toca entender qué hacer con tus abrazos, no es menos cierto que al final todo volverá a brillar…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario