Sobreviviendo a un mundo de joggins, jeggins, sarawells y tías con ositos agarrados a sus cabezas

4Hasta ahora todos o, mejor dicho, la inmensa mayoría sabíamos dos grandes verdades acerca de un pantalón: una, que se trata de una prenda de vestir que se ajusta a la cintura y llega generalmente hasta el pie cubriendo cada pierna separadamente, así como que un hombre que se precie además de tener siete camisas blancas debe ponerse esta prenda por los pies. Esto es lo que sabíamos la inmensa mayoría, cuando otros tantos -los más avanzadillos- también sabían que en inglés se llaman trousers…

Pues no… la cosa se complica y nada es lo que parece si salimos de las páginas de nuestro diccionario o nos relacionamos con gente entendida en moda, pero entendida de verdad y no gentuza como yo que dice que es bloguera de moda y se queda tan pichi.. Tan pichi hasta que llega alguien y tiene la ocurrente idea de preguntar por unos joggins pants. Cara de gilipollas y un no por contestación. Y es que claro, tengo que confesar que gracias a lo convincente que puedo resultar ser cuando me lo propongo, el día que me preguntaron si sabía hablar ingles dije un rotundo of course con acento británico que no se lo saltaba un torero; el of course dio paso a muchas caras de lela hasta que aprendí a decir no cuando no entendía lo que me estaban preguntando y no era capaz de sacar el significado por el contexto…

Pues eso, que volviendo a los pantalones y tras innumerables caras de lela, he llegado a una conclusión importante en las últimas semanas que quiero compartir con vosotros: los ingleses no nos traen nada bueno aunque nos despisten sus bellos modales británicos, quitando a Picardo Claro, que ni eso… Y sino, ya me lo decís vosotros después de intentar, por favor, pronunciar lo que os detallo a continuación: pair of pants, pair of trousers, trouser, bycicle clip, blue jeans, breeches, cargo pants, mdiggers, culottes, dress pants, dungarees, flare, footbal short, hip-huggers, hockey pants, men’s trousers, pant suit, pedal pushers, riding breeches, ski pants, suspender pants, sweatpants, tracksuit bottoms, trews y los wear shorts como categorías principales a las que podríamos sumar las subcategorías…2

Pues venga, ¿¿quien ha terminado toda esta retahila sin darme la razón?? ¡Qué cabrones los ingleses ehh!!… que mientras que nosotros nos ponemos los culotes de toda la vida para ir en bici, ellos tienen diez tipos de nombres para ese trozo de tela reforzada en las partes nobles hechos con lycra. Pero claro, como somos como somos, lo mejor es cuando no es un inglés o inglesa quien te pide unos joggins pant o un botcut, no… Eso no es lo peor; lo peor es cuando te lo pide mujer blanca de nacionalidad española y residente en Algeciras con una especie de gato por coleta y tanto botox en los pómulos que da miedo que esa sustancia unida a la silicona le salga por los lagrimales como se lleve un meneito, para descubrir mientras piensas en los joggins que no es un gato lo que lleva sino un postizo que sumar a las extensiones para lograr las mechas Tye Dye; y como no, todo culminado con un cardado que obliga la edad. Un look que, por cierto, provoca que no se pueda mojar la cabeza ni de coña, aunque esté en una piscina y las temperaturas superen los 40 grados.1Pero a lo que vamos, que las tías to buenas ahora ya no solo quieren de todo, lo peor es que aunque sean españolas ya no puedes saber qué es lo que quieren porque todas se refieren a las cosas con un nombre técnico que para más inri nunca pertenece al castellamo, porque este tipo de mujeres, señoras y señores, hablan en varios idiomas a la vez… Pero, ¡qué digo varios! Hablan en cientos de idiomas a la vez y pasan de pedirte un Sweety Charity a unos jeggins -que no es lo mismo que un joggins- en el mismo tiempo que un Ferrari pasa de 0 a 100 kilómetros hora y que si no fuera porque estoy cansada os daba el dato, ya sabéis que el rigor es mi fuerte ;))

Y claro, lo peor es que como todo se pega, ¿qué os pensabais que llevaba yo ayer puesto? ¿Unas mallitas, un bolsaco y un jersey apretao? ¡Qué mallitas ni mallitas!; De eso nanai:  unos Sarawel y un Birkin porque queridos en esta vida aprendemos o nos quedamos atrás, cuando además cada vez me siento más cerca de mi postizo para decir adiós a ese secado de emergencia en los secamanos de los bares en pos del volumen de mi melena. la foto (38)

Ahh, una cosita Elena, que se que estás leyendo ésto de camino al trabajo subida en tu autobús. Ya me podías haber dicho antes que los Sarawel -que no aserejés-  no le sientan bien a nadie en el mismo momento en que me animaste a ponerme unos con calaveras, nada más y nada menos y no haber esperado todo un día para decirme que en realidad es una prenda poco aconsejable a menos que vayas subida a unos taconazos o que tu índice de masa corporal esté muy por debajo de lo recomendable. Por cierto, prometo un día hablaros de ella -la estilista de www.antoniomequiere.com- alguien que no puede ser más grande siendo tan pequeña, que es capaz de captar de inmediato lo que es un ‘bɛɚ’ (transcripción fonética de bear) y la artífice de que todo sea mucho más llevadero y divertido. Gracias Elena por ser mi cómplice y por decirme que no hay nada mejor que un blue  jean, una camiseta blanca cualquiera, una blazer negra y una fufanda de cuadros grande, muy grande.

Feliz miércoles!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario