Verdad, atrevimiento y una cheescake con cobertura de chocolate

la foto (7)Con los nuevos días de los nuevos años, las rebajas vienen cogidas de la mano de las nuevas hojas de cualquier calendario. Un buen momento para dar un paseo entre los percheros de las tiendas habituales y de las que normalmente no se encuentran al alcance de todos en temporada. Con las rebajas también llegan los cientos de posts en todas las revistas de moda en los que nos recomiendan las prendas y accesorios qué comprar en este período de precios mucho más asequibles, así como los mandamientos a la hora de lanzarse a disfrutar de una tarde de compras. Mandamientos que a mí me hacen gracia después de comprobar que incluso recomiendan hacer listas de lo que queremos adquirir o diseñar rutas de shopping. ¿Rutas de shoppin? ¿Abrigos de tartán? ¿Botas de rock`n roll? …

¿Soy la única que no se lo qué es un abrigo de tartán? Bueno pues para las que lo saben y para las que no, decir que según estas revistas las tendencias deben estar presentes en nuestras compras en un porcentaje inferior a los clásicos de fondo de armario, cuando hay que tener presente que el tartán se apoderará de las calles durantes los próximos meses. Avisadas quedamos, en una frase que más que una recomendación parece una amenaza de atentado biológico contra la humanidad… ¡A saber qué será el tartán!, lo mismo incluso ya lo tenemos y no lo sabemos ignorando que esa cosa, sea lo que sea…

2Yo, como no soy una bloguera al uso, pues os recomiendo que os gastéis una pasta gansa en compraros lo que os guste, lo que queráis y lo que os podáis permitir. En las rebajas como en el amor, todo vale, siendo cualquier capricho -sea de tartán o no- la máxima no sólo ahora sino en cualquier momento… Eso sí, sin olvidar que en mi humilde opinión es un gran momento para la moda cuando parece que todo vale siendo posible esos looks de los que me declaro fan número uno y que serían impensables en cualquier otro momento.

La moda está en la calle, las combinaciones imposibles son tendencia, no nos puede faltar una falda vintage en el armario, una camisa blanca, una vaquera y una de cuadros. Unos estiletes retro, unos vaqueros anchos remangados en los tobillos y un buen jersey de mohair completan lo que al menos yo necesitaré en estos próximos meses mientras epero que el buen tiempo de paso a los algodones y a mis preferidos zapatos de esparto…

Verdad y atrevimiento pues en nuestros armarios, cuando a estas horas suena una versión increíble de ‘Can`t take my eyes off you’, dos cucharadas de corn starch, tres huevos y una tarrina de queso Mascarpone me esperan en la cocina. ¿Hacemos una auténtica tarde de queso americana con cobertura de chocolate?

la foto (9)Ingredientes:

Base: 1 paquete de galletas DIGESTIVE, o María (molidas como harina)

100 gr de mantequilla (derretida en microondas a potencia suave)

2 cucharadas soperas de azúcar (Opcional)

Relleno:

600 gr de queso crema (Mascarpone, es una buena opción)

250 ml de yogurt natural

2 cucharadas soperas de Maicena

4 cucharadas soperas de azúcar

Ralladura de un limón

Topping o decoración: En este caso hemos elegido una cobertura de chocolate, desmarcándonos de la tradicional cobertura de frutos rojos o de fresa. Para ello usaremos 120 ml de nata líquida, chocolate para repostería cuya cantidad dejo a vuestra elección, pues dependerá del gusto de la intensidad del sabor de cada uno y 100 gr. de mantequilla.

la foto (8)Preparación: Comenzamos con la base, al igual que en cualquier tarta de queso, mezclando la harina de galletas molidas con la mantequilla derretida y en su caso el azúcar, y cuando está bien mezclado y terroso, forramos con la mezcla la parte baja del molde donde la vayamos a hacer. Es recomendable introducir el molde en el horno a fuego medio durante diez minutos.

Entre tanto, mezclamos los huevos con el azúcar y los batimos hasta que blanqueen. Añadimos el yogurt, las tarrinas de queso crema y mezclamos todo bien. Después incorporamos un par de cucharadas de Maizena y la ralladura del limón. Una vez esté todo bien integrado, cubrimos la base que hemos horneado previamente.

Hornearemos la tarta en dos tiempos: 10 minutos a 170º y luego otros 30-35 más, a 150º. Los tiempos dependen de cada horno. Cuando está dorada la tarta, antes que se queme, apagamos el horno y la dejamos enfriar en el horno con la puerta entreabierta (unos 50 minutos o más) No importa que la tarta quede sin cuajar en su interior, luego lo hará mientras se enfría, y es mejor que quede así bien jugosa, que si nos pasamos quedará demasiado compacta y más seca.

Pasado el tiempo de enfriado, metemos la tarta a la nevera para que termine de asentarse y cuajar por el interior, y ya la tenemos lista para decorar. Las tartas de queso mejoran bastante si las dejamos 3-4 horas en la nevera o incluso si las preparamos “de víspera. La cobertura de chocolate no tiene más secreto que poner a calentar a fuego medio la nata y la mantequilla; una vez queden ambos ingredientes integrados irémos añadiendo el chocolate…

[jwplayer mediaid=”890″]

 love you baby and if it’s quite all right…

I need you baby to warm the lonely nights

I love you baby, trust in me when I say

Feliz Lunes!!


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario