Planet the world with me: un Intrépido, un sueño, una canción y el viaje infinito en busca del fondeo perfecto

imageHace tiempo que no hacemos las maletas ¿No os parece? Hoy no nos iremos tan lejos como la última vez, no creo que haga falta. Nos quedaremos en Estepona, ¿por qué no? Podríamos alquilar un bonito barco de dos palos tal vez, trazar un rumbo al azar y enfilar la proa en busca del fondeo perfecto dejando a nuestras espaldas la luz del bello faro que ilumina el trozo de cielo que, a fin de cuentas, no hemos dejado de compartir…

Y este, ni más ni menos, es mi viaje de la semana; puede ser que incluso lo haya soñado o será que en la vida que nunca llegue a vivir existió de veras un despertar al atardecer con el sol colándose por las lumbreras de un bonito velero. Quizás y solo quizás un día de veras me desperté de una siesta de verano intuyendo un ligero balanceo, como si los mismos dioses me estuvieran acunando en mitad de una cansina tarde de cualquier verano que nunca terminó de llegar.

Aquella tarde o tal vez fue durante la noche, en la que sonaba una canción que habla de una mujer a la luz de los farolillos de colores que adornaban el estay de aquel velero, del que no se el nombre, y cenaba a la luz de unas velas, alguien me dijo que no olvidara nunca que aunque creemos que nuestras vidas se rigen por las cosas que deseamos, en realidad es todo lo contrario: las trazamos en función de nuestros temores…

imageY ahora no se si nunca llegué a hacer a aquel viaje en busca del fondeo perfecto precisamente por eso, por mis malditos temores, o si realmente estuve allí: despertando mientras oía unos pasos familiares en la cubierta de aquel velero; si fue verdad que recorrimos el mundo en busca de esa perfección o incluso si llegó a ser cierto que existieron aquellos ojos que solían mostrarse divertidos cuando nos perdíamos en un mapa a medias…

Mientras yo -ya sabéis- una simple charlatana espero esas tardes de verano o añoro las que nunca serán en un viaje infinito, siestas acompasas con el balanceo del mar, el olor a sal y a sol (que no es solo luz, no os vayáis a creer), baños bajo la luz de la luna, conversaciones cómplices en la cubierta bajo una suave y bonita manta, una cena a la luz de las velas teniendo como telón de fondo la inmensidad y como banda sonora la más bella composición de notas tocadas por las mareas bajo la firme batuta de los astros…, os propongo algo parecido a bordo de un barco, que aunque no será el mío, existe y es inmensamente bello y único: El Intrépido.

 Un velero clásico de ensueño que duerme en el Puerto Deportivo de Estepona hasta que su capitán, Manuel Pavón, arranca máquinas y despliega velas tanto para los paseos diurnos, como nocturnos por la bahía de la localidad. Avistamiento de delfines, de puestas de sol, cenas o comidas a bordo y, en definitiva, cualquier servicio que requiera el cliente a precios que os sorprenderán y donde el trato por parte de la tripulación se convierte en otro de los fuertes de esta opción al alcance de todos…image

TLF: +34 674 478

http://www.velerosturisticos.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario