Travel the planet with me: nos vamos a Etiopía; un lugar que no cabe en un sueño

 Nueva York, nuestro destino de esta semanaLo ventajoso de soñar despierto es que podemos recorrer el mundo mientras mantenemos pegados los pies al suelo, quizás de una simple cocina. Lo ventajoso de soñar despiertos es que podemos viajar este viernes hasta un país que nos recibe en su aeropuerto con sus más de tres mil años de historia bajo el brazo. Preparen sus cinco sentidos en este viaje al cuerno de África donde los contrastes, la cultura, los paisajes sorprendentes, los vestigios históricos principalmente en la zona norte del país y una espiritualidad que roza la pura magia atrapan a quienes han estado allí.

A través del recorrido por la paleta de verdes que ofrecen los parajes montañosos a 2.500 metros de altitud ya en Addis Abeba (la capital etíope), a nuestra llegada y hasta los 4.500 metros a que ascienden las montañas de Simien en el norte del país, prepárense para encontrar a gentes afables, hospitalarias y muchas sonrisas; sonrisas que sólo encuentras en esos lugares del mundo marcados por la historia, por la grandeza de la diversidad de etnias y ajenos a las prisas de este mundo occidental.1

Sin embargo, parece que lo más llamativo se encuentra en el Sur del país; precisamente el punto geográfico donde el tiempo parece haber pegado un traspiés deteniéndose sin más, dejando intactos los ritos y costumbres tribales del corazón de la África Negra, el tercer país más poblado de África y el quinto más pobre del mundo.

4Las cataratas de Tis Isat (humo sin fuego), un espectáculo natural y obligatorio para los aventureros; Addis Abeba (flor nueva), la capital de Etiopía y una ciudad de contradicciones; Gondar o la ciudad de los castillos, una de las más importantes; Bet Giyorgis, un lugar a caballo entre la leyenda y la mitología; el paisaje de Konso, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sus formas modeladas por el agua y el viento se asemejan a rascacielos, de ahí el nombre de la ‘Nueva York etíope’, son lagunas de las visitas obligadas en este viaje sorprendente que no cabe en un simple sueño.6

Prueba de ello es la Iglesia Debre Birhan Selassie, a las afueras de la ciudad de Gondar, muy conocida por sus pinturas murales y ubicada en una colina sobre la ciudad. Las paredes hermosamente pintadas se convierten en el curioso vehículo de narración de historias religiosas, llamando poderosamente la atención, si miramos hacia arriba, las ochenta cabezas aladas de querubines etíopes sonriendo, todos ellos con una expresión ligeramente diferente, convirtiéndose en el techo más famoso de Etiopía.

5Vuela sobre el planeta conmigo, agarra mi mano con fuerza, que aún nos queda en este viaje a la Etiopía de las mil culturas soterradas bajo este verde indescriptible, porque aún tenemos que visitar el poblado de Itag, la iglesia de Yemrehanna Krestos, las Cataratas del Nilo Azul, el Gran Valle de Rift, el Lago Tana, la Tribu Oromo o el Monasterio de Gabriel. Miles de lugares aún se quedan en el tintero de este viaje soñado con el que os deseo un feliz viernes.3

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario