Un total de 400 trajes a medida, obra de Bina Daigeler, para el esperado Tiempo entre costuras

 

5Este lunes por la noche Antena 3 TV estrenaba su apuesta televisiva de la temporada: El tiempo entre costuras, la adaptación de la exitosa novela de María Dueñas, de la que yo me declaro admiradora número uno por su descriptiva novela que no sólo ha logrado trasladarnos a una época de la que no fuimos testigos, sino que nos ha invitado a un viaje en el tiempo con descripciones soberbias llenas de colores, texturas y sabores.

Así y teniendo en cuenta que la protagonista de la novela, Sira Quiroga, es una costurera a la que la vida le lleva por derroteros inimaginables por su humilde origen, uno de los aspectos de la serie que más curiosidad despertaban al menos en mí, era el diseño del vestuario de la esperada serie televisiva.

Mientras la serie avanza y sabedora de que para la misma se han creado un total de 400 trajes a medida y se han alquilado otros 1.500, me quedo con los diferentes camisones lucidos en este primer capítulo por Adriana Ugarte, actriz que da vida en la producción televisiva a Sira Quiroga. Expectante, por otra parte, en las próximas semanas a las creaciones diseñadas por Bina Daigeler, nominada cuatro veces a los Premios Goya, para otro de los personajes centrales de la novela: Rosalinda Fox.4

Dicen, no obstante, que las mujeres de aquella época marcada por el conflicto bélico más sangriento de la Historia, la II Guerra Mundial, estaban hechas de otra pasta. Fuertes a la par que frágiles y femeninas. Enigmáticas y poderosas. Mujeres que han inspirado muchas colecciones en las décadas posteriores en la adaptación de lineas que revolucionaron el mundo de la moda y la costura.

2

Hoy, gracias a este formidable El tiempo entre Costuras, algunos -entre los que me incluyo- hemos podido conocer mejor parte de una historia de la que éramos ajenos. Sin embargo y en mi caso, la lectura de esta obra me ha llevado a otra de manera irremediable: The Grass and the Alphast de Rosalinda Fox, quien a pesar de negar a lo largo de su propia y desconocida obra haber sido espía se intuye el placer de esta increíble mujer de dejar intuir entre líneas la posibilidad de lo negado una y otra vez.

Así, entre espías y mujeres poderosas, con pasiones tan dispares como el amor o el odio como telón de fondo y con la moda como excusa, me apunto a las propuestas basadas en esa época que tanto me seduce  para vestir este próximo invierno. ¿Quien no quiere apuntarse a unos delicados guantes hasta el codo de cualquier color imaginable? Por no hablar de las delicadas blusas de seda, de los pantalones de Paul Smith o de los vestidos para la noche confeccionados en los tejidos más exquisitos del mercado desprovistos de las falsas maniobras de seducción a base de pedrerías.

años 40paul smithaños 40 moda 1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario